Select Your Style

Choose your layout

Color scheme

CABEZA

1150397_637517959601305_895792109_n
The University Club  of  México  se fundó a fines de 1905 cuando un pequeño grupo de hombres de negocios mexicanos y norteamericanos buscaron reunir a residentes de varias nacionalidades de cultura homogénea a nivel universitario. Los primeros tres fundadores fueron Paul Hudson, Eman L. Beck y Víctor M. Braschi.

 

La primera actividad fue redactar una carta constitutiva y alquilar una casa que se ubicaba en la esquina de Bucareli y Donato Guerra para tenerla como domicilio social.

 

1El éxito fue inmediato, tanto así, que para el siguiente año el número de socios se incrementó a 70 y para 1910 la lista de miembros alcanzaba los 200.   Una de las actividades más sonadas de estos inicios, fue el gran baile de disfraces de 1908, donde el invitado de honor, Don Porfirio Díaz, recibió el nombramiento de Socio Honorario Vitalicio.

 

El crecimiento continuó a tal punto que en 1932,  el Club comenzó a ser insuficiente para cumplir con las demandas de los socios. Por ello, la Mesa Directiva se dio a la tarea de buscar una nueva casa club.   El inmueble se localizó en las afueras de la ciudad, siendo su propietario la familia Gargollo,  con domicilio en Paseo de la Reforma 150.

 

2El Club ha sido testigo de momentos trascendentes y sigue siendo un importante espacio de referencia, toda vez que entre sus miembros destacan personajes que reflejan la vida de la ciudad e inciden en ella. En la privacidad de sus salones se siguen escribiendo páginas de la historia que a veces se vuelve pública, precisamente porque influyen en el devenir colectivo.

 

Su imponente casona de Paseo de la Reforma ha sido y es, en efecto, lugar privilegiado de convivencia y encuentro; de celebración e intercambio de ideas: de eventos significativos y fechas memorables.

 

3La edificación de la casa que compró el club y que hoy es su sede principal fue iniciada por Juan Urquiaga y Rincón Gallardo. Urquiaga la vendió el 31 de julio de 1901 a José Gargollo y Garay, quien terminó su construcción. Don José también adquirió la casa colindante sobre la calle de Fuentes Brotantes, la cual pasa a ser parte del jardín de la casa.

 

La esposa de José Gargollo y Garay, fue Alicia Rivas Mercado, hija de Antonio Rivas Mercado, el arquitecto del célebre Angel de la Independencia, y hermana de Antonieta Rivas Mercado. Don José fue un acaudalado hombre de negocios pero no fueron éstos sus grandes pasiones, sino fueron las antigüedades. En busca de Antigüedades, Gargollo pudo comprar en una cantina un conjunto de lambrines barrocos mexicanos que habían pertenecido a la Real y Pontificia Universidad de México, por entonces recién demolida. Después de una meticulosa a restauración los mandó colocar en una de las habitaciones de la planta baja. La historia de estas piezas bien vale resaltar.

 

4Con el crack, la depresión y los acontecimientos de la Revolución, la fortuna de la familia Gargollo-Rivas Mercado vino a menos, tanto que en diciembre de 1929 tuvo necesidad de pedir al Mexico City Banking Corporation una hipoteca. Gargollo debía pagar una fuerte cantidad en dos años y garantizó el préstamo mediante la hipoteca de la casa del Paseo de la Reforma. El banco cedió la deuda y la hipoteca de Gargollo a Edificio Edison, S.A., en agosto de 1931. Esta empresa demandó a Gargollo y, como éste no contestara la demanda, logró que se le adjudicara la casa en diciembre de 1932. El 11 de febrero de 1933, la cedió a título oneroso a Reforma 150, S.A., y Gargollo firmó la escritura de la adjudicación correspondiente el 1º. de marzo de 1933.

fachada1
DIGITAL CAMERA
To Top